Archivo de la etiqueta: República Catalana

¿Qué ha sido de Junts pel Seny?

No, no crean, Carles Puigdemont no tira la toalla como Molt Honorable President de la Generalitat de Catalunya, así como así...

Pues, cuando se produjo la negativa inicial de la CUP para aprobar los presupuestos generales presentados por el Govern de Junts pel Sí, Puigdemont declaró que si hubiese conocido tal desaire con antelación no se habría postulado como President, al tiempo que anunciaba su sometimiento a una cuestión de confianza. Finalmente, se tiró al monte con la guitarra a cuestas, y subió al escenario para acompañar a los rockeros de Sopa de Cabra

Es como si el viento huracanado que trajo la crisis económica, junto con el aroma fétido de la trama corrupta del 3%, y demás, hubiesen conseguido que el seny, tradicionalmente asignado a la sociedad catalana en conjunto y, particularmente a su clase política, se transforme en la rauxa, el otro estado mental imputado, puntualmente, al carácter catalán

Con motivo de la crisis, la clase política catalanista ha querido traspasar los efectos nocivos de aquella al poder central (y centralista), especialmente al PP como partido que representa la unidad de España, que presentó (junto con el Defensor del Pueblo, entre otros) recurso contra el Estatut, y contra el cual se levantó el muro de silencio obra del Pacte del Tinell, convertido en línea roja por el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez, durante el periodo estéril para la elección de presidente del Gobierno de España, bajo el lema “No es no, ¿qué parte del no, no ha entendido Rajoy?Sin embargo, el eslogan de su campaña electoral viró hacia un “Sí”, rotundo a más no poder.
El volumen de las voces soberanistas subió de tono cuando se destaparon las tramas de corrupción, que señalaban al partido que ha gobernado Cataluña durante más de treinta años, como una de las mayores castas extractivas de la política europea, con el exHonorable Jordi Pujol al frente, junto con su familia numerosísima.
Con todo ello, Cataluña  ha sufrido una ruptura en su cuerpo social de difícil cauterización. Sin poseer ni la mayoría cualificada para reformar el Estatut, ni la mayoría de votos como para ganar las elecciones plebiscitarias, que organizaron bajo la etíqueta de Junts pel Sí, las fuerzas catalanistas neoindependentistas proclamaron la República Catalana, dentro de la XI legislatura (?). Y, para hacer realidad sus ilusiones, buscaron desesperadamente el apoyo de la CUP, una formación anti-capitalista y anti-española, que no pega ni con cola con el partido conservador y reformista de-toda-la-vida de Mas-Pujol (+ Puigdemont), y que ahora saca a la luz todas las vergüenzas y debilidades del catalanismo exmoderado.
Además de lograr ‘dividir el país en dos’, la extinta Convergència Democràtica de Catalunya de Pujol-Mas-Puigdemont ha conseguido destruir la eterna coalición con la Unió Democràtica de Catalunya de Duran i Lleida, y una pérdida notable y progresiva de su apoyo electoral, motivo por el que ha terminado en brazos de la ERC de Oriol Junqueras, primero, y en los de la CUP, últimamente.
¿Aún es posible que alguien, de entre las fuerzas soberanistas, sea capaz de poner el seny necesario para frenar la rauxa que divide a los catalanes en dos mitades, que puede iniciar la espiral de la desobediencia entre cada una de las dos mitades de la sociedad catalana, que provoca una gran distorsión en el sistema constitucional español, y que causa desasosiego entre los diferentes pueblos que integrados en él?.

Qué tiempos aquellos en los que  los líderes catalanistas participaban decisivamente en la construcción de la España constitucional (Miquel Roca fue padre de la Constitución y los catalanes la votaron favorablemente con una mayoría aplastante), en la confección de Gobiernos de España (tanto del PSOE como del PP), así como en el diseño del sistema de financiación autonómica vigente (propuesto por el expresidente Zapatero y consensuado con el Govern, y ahora denunciado, justamente, por injusto). Ello, facilitó la consolidación del régimen democrático en España, al tiempo que sirvió para que Cataluña obtuviera beneficios en cuanto a la profundización de su autonomía y a la obtención de recursos destinados a su territorio.

Para cuando se dé por finiquitado el procés, con nuevos interlocutores, tanto de la clase política catalana constitucionalista, como del resto de Comunidades Autónomas, existirá una tarea pendiente y urgente que realizar: la nueva aprobación de un sistema de financiación autonómica que sea justo y que garantice el Estado del Bienestar para todos.

En cuanto a lo demás, así como hay una disposición adicional primera de la Constitución, que mira al pasado (hacia los “derechos históricos de los territorios forales”, también puede existir una disposición adicional quinta (junto con las disposiciones transitorias que correspondan), que mire al futuro, a la realidad nacional de una Cataluña que renueva sus vínculos con una España plural, justa y solidaria.

Anuncios

‘Personaje Real’. Con motivo del segundo aniversario como Felipe VI

20140608_111800

Enric Mestre, con el título de su obra ‘Personaje Real‘, nos hace dudar: ¿Quiere ser “Real”, o “real”, el personaje que ha sido plasmado en cerámica? La acepción más común haría inclinarnos hacia el “personaje real”, utilizado en contraposición al “personaje de ficción”, aunque cualquier personaje no deja de ser una representación de una persona, es decir, es una persona virtual . Dado que “persona” era también la máscara del actor en la tragedia grecorromana, estamos a punto de perdernos por el laberinto de las identidades virtuales.

No obstante, personaje es “personalidad destacada, prominente”, y las tres protuberancias que coronan su cabeza (¿representación de las tres personas de la Santísima Trinidad?), se constituyen como pararrayos o antena que capta la energía del cielo y que, canalizada a través de líneas y relés, la transmite hacia la tierra, y viceversa: ¿Diálogo entre el consciente y el subconsciente en la mente de los humanos? ¿Sistema detector de estrellas en el firmamento que anuncian prodigios y distribuyen la ilusión en la tierra?

En fin, la docena de botones que engalanan el cuello, y sobre todo, la “r” mayúscula, y la seriedad mostrada por la figura, ayudan a configurar el “Personaje Real” del maestro valenciano.

Monarca, en cuanto conexión entre las fuerzas divinas y las humanas; “Rey por la Gracia de Dios”; carisma en competencia histórica, incluso cruenta, con el del Papa de Roma, y el de otras castas sacerdotales más antiguas.

Según el artículo 56 de la Constitución Española, “el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes”. Por lo tanto, el Rey como símbolo de todo un pueblo que necesita la presencia de personalidades que reflejen los aspectos positivos de la comunidad, así como la de personas convertidas en símbolos de las debilidades humanos. Éstos son denominados ‘chivos expiatorios‘ (vid. ‘Chivos expiatorios de la crisis’ http://wp.me/p5yGMp-I).

Felipe VI, que hoy cumple dos años como jefe de un Estado aconfesional, se proclamó “Rey constitucional” para marcar la línea roja respecto del papel de su padre, Juan Carlos I, en cuanto sucesor de Franco en la Jefatura del Estado y que, por ello, debe quedar sujeto a la soberanía del pueblo. Es más, en un intento de huir del enquistamiento institucional -del pasado-, puso su liderazgo al servicio del proceso de modernización de su pueblo.

Monarca cibernético -y cibernauta- que, sin dejar de nutrirse de la energía transmitida por el carisma tradicional de la institución, apuesta por “impulsar las Nuevas Tecnologías, la ciencia y la investigación, que son hoy las verdaderas energías creadoras de riqueza” . Tal vez por ello, la obra de Enric Mestre se adelantó al momento presente y el Personaje Real puede ser entendido como circuito que facilita la transmisión de datos, dentro de un sistema socioeconómico que, día tras día, incrementa su complejidad, y cuya más inmediata constatación se produce en este endiablado escenario que hace casi imposible la elección del Presidente del Gobierno español.

Y, en Cataluña, Carles Puigdemont -sucesor de Artur/Astut Mas-, Presidente de la real Generalitat Catalana,  anhela actuar como Presidente de la República Catalana virtual, al tiempo que pone en jaque a la realidad del presente Estado español, junto con las fuerzas políticas de nuevo cuño que provienen del movimiento de una espiral ciudadana, cuyos orígenes parten de un 15-M e inauguraron una ruta imparable, recorrida por el poderoso sentimiento de la indignación.

Visto este maremágnum político desde Valencia, se observa cómo el pueblo valenciano inicia el camino de salida de una persistente resignación, ante un estado de cosas insatisfactorio que, entre otras cuestiones, condena a una Comunidad pobre (su renta per cápita es inferior a la media estatal) a aportar recursos a otras Comunidades, algunas con renta per cápita superior a la media (vid. ‘Ratman’s Gallery (VII)’: El finançament valencià http://wp.me/p4n4JW-eb). Además, contempla con perplejidad como algunas de esas mismas Comunidades más ricas que la valenciana, y que reciben parte de la aportación valenciana, niegan su solidaridad en materia de recursos de los que son excedentarias, como es el caso de la distribución de agua a los territorios que la necesitan frecuentemente.

Ante las fuerzas contrarias que exhiben las Comunidades guerrilleras, por una parte, y las Comunidades subvencionadas, por la otra, me planteo si los valencianos seremos capaces de introducir nuestros bits de anhelos comunitarios en el corazón del sistema.

Felipe VI dijo en su proclamación como Rey que “en esta España unida y diversa cabemos todos”. Sin embargo, los valencianos somos los más diversos de esta España diversa, y esto no nos resulta nada divertido. Al objeto de revertir este Posicionamiento de sumisión en el ámbito estatal (vid. ‘Posiciona-miento’ http://wp.me/p4n4JW-5y), los valencianos tenemos que luchar contra nuestro tradicional meninfotisme y poner nuestro esfuerzo solidario en la mejora del bienestar social de nuestra Comunidad, así como en la potenciación del Estado del Bienestar y de las Autonomías (cada vez más polarizado entre ricos y no tan ricos, así como entre las fuerzas centrífugas, del 9-N, y las centrípetas, de todo el año).

Que, aunque podemos caber todos en una España democrática y plural, no es justo, ni necesario, que unos tengamos que vivir más apretujaos que los otros.