Archivo de la etiqueta: Mònica Oltra

A vueltas con Camps, la Fórmula 1 y el Papamóvil

Entre la maraña informativa formada con las hazañas (pre)bélicas virtuales, los relatos y los cuentos difundidos por los impulsores del procés catalán (hacia la fuga de Cataluña o la cárcel española), vuelve a emerger la imagen del expresident de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, en cuanto tótem de la (presunta) corrupción del PP valenciano.

A ello, hay que añadir la reciente aparición del libro del periodista Arcadi Espada, titulado Un buen tío, donde trata la persecución mediática de la que ha sido objeto Camps, en la que sobresalen las 169 portadas que El País dedicó a quien resultó declarado no culpable en el famoso juicio de los trajes.

Esta nueva entrega del proceso mediático a Camps, comienza con la celebración del juicio en la Audiencia Nacional por la denominada “trama valenciana de la Gürtel“. De una manera irreflexiva, los adversarios políticos del PP y la gran mayoría de los medios de comunicación dan pábulo a las declaraciones de Álvaro Pérez (El Bigotes), Pedro Crespo –por cierto, exsecretario de organización del PP gallego y, especialmente, a la cantada de Ricardo Costa, exsecretario general del PPCV que derivaba toda la responsabilidad de la presunta financiación ilegal del partido hacia la máxima autoridad del PPCV y de la Comunidad Valenciana.

Esto ha supuesto un motivo de algarabía para la mayoría de los agentes de la política y de los mass media españoles:

  • Los partidos de la oposición (PSOE, Ciudadanos, Podemos y su confluencia valenciana, Compromís), que aprovechan la oportunidad para intentar debilitar al gobierno del PP. Sorprende la infalibilidad que se concede a las declaraciones de personas imputadas por delitos de corrupción, los cuales -como estrategias de defensa- pretenden la absolución o, como mínimo, ver reducidas sus penas tirando de la manta y responsabilizando de las acciones delictivas a sus superiores.
  • Los medios de comunicación nacionales y los locales contrarios al PP, que se unen a la campaña orquestada por la oposición al gobierno de Mariano Rajoy.
  • Los medios de comunicación de Madrid favorables al PP, que encuentran la ocasión propicia para resaltar la corrupción del PP valenciano y, de esta manera, restar importancia a la corrupción en el PP madrileño. (Ya dijo el escritor valenciano Rafael Chirbes que “el mito de la corrupción de la Comunidad Valenciana ha crecido porque no tenían el mismo poder que otras para frenar las informaciones, pero la Gürtel viene de Madrid“).

En la elaboración de este mito antivalenciano ha contribuido de manera especial La Sexta, sobretodo en el programa La Sexta Noche. Nada más salir la noticia del juicio en la Audiencia Nacional, entrevistaban a la lideresa de Compromís Mónica Oltra para que exhibiera toda la demagogia de la que es capaz de desarrollar sobre su tema favorito.

Ahora, La Sexta Noche y demás medios dan sobrada cuenta sobre la investigación de la que es objeto Camps, por los sobrecostes que se produjeron con motivo de la instalación del circuito urbano de la Fórmula 1 en la ciudad de Valencia, y también en los actos que se celebraron por la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia.

Ya es viral la imagen de Francisco Camps y Rita Barberá, subidos a un Ferrari junto con los pilotos de Fórmula 1 Fernando Alonso y Felipe Massa, así como con el expresidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo . Con ella se ha querido imputar a los dirigentes valencianos su carácter derrochador corrupto. (Cualquier persona puede darse unas vueltas en Ferrari por el Circuito Ricardo Tormo por menos de 50 euros. Los hinchas aplauden con fervor a sus ídolos mientras estos conducen sus flamantes Ferraris de su propiedad).

El otro día el periodista Francisco P. Puche, pedía la publicación de un estudio del por qué la Comunidad Valenciana tiene adjudicada esa imagen de sociedad corrupta, sobresaliendo por encina de la Andalucía de los ERE, la Cataluña del clan Pujol y del caso Palau, el Madrid de la Gürtel, la Púnica y el caso Lezo, y -añado yo- la Galicia de Fariñas.

En mis blogs he reflexionado sobre esta cuestión, y en ellos me he atrevido a adelantar algunas hipótesis:

  1. Existe una pésima percepción, en cuanto a estima y simpatía, del pueblo valenciano por parte de los ciudadanos de las restantes Comunidades Autónomas. Basta con echar un vistazo a las estadísticas que se reproducen en el libro de Josep Vicent Boira Valencia, La tormenta perfecta. Este fenómeno puede explicar la facilidad con la que periodistas y comunicadores de fuera de Valencia, asignan el carácter de corrupto a todo el pueblo valenciano, aprovechando los casos de la presunta corrupción del PPCV.
  2. El propio Estado Autonómico genera una dura competencia entre las Comunidades Autónomas a la hora de recabar recursos con los que lograr su progreso económico-social. Así, por ejemplo, puede entenderse que el pretendido derroche con el que se concebía la instalación de Ferrari Land en Valencia, haya posibilitado su desembarco en PortAventura, y que la desaparicion de la F1 en Valencia suponga que las únicas carreras de la F1 se celebren en el circuito de Montmeló.

Y, por encima de cualquier otra consideración, este estado perceptivo nada favorable a la imagen del pueblo valenciano, favorece una posición sumisa en cuanto a su infrafinanciación. Así, la Comunidad Valenciana resulta contribuyente en el sistema actual, cuando es el único territorio pagano de los pobres, es decir, de los que tienen una renta per cápita inferior a la media española.

¿Voy por mal camino, Sr. Puche?

 

Anuncios

#Democracia_Virtual_Ya (Acto IV). O cómo tomar el Parlamento por asalto

Escena primera

Todo empezó un 26 de marzo de 2011, cuando Pablo Iglesias fue presentado por primera vez en un plató de televisión. Fue en TeleCinco.

Perdón. El origen de todo hay que buscarlo en la grave crisis económica, que tiene como hito iniciático la caída del banco Lehmans Brothers en setiembre del año 2008. Y como correlato de la misma, el libro-panfleto de Stéfhane Hessel  ¡Indignaos!, publicado en 2010. Después vinieron las manifestaciones y las acampadas del denominado movimiento del 15-M (de 2011).

Mientras presentaba el programa de televisión La Tuerka y se mostraba como líder del movimento de los indignados, Pablo Iglesias fue invitado al programa La Noria, presentada por Jordi González. Posteriormente -tal vez esperando que esta figura carismática restara apoyos electorales al PSOEIntereconomía lo convirtió en tertuliano habitual del programa El Gato.

pablo-iglesias-television--478x270

26 de marzo de 2011. «Este caballero es el profesor de la Universidad Complutense, Pablo Iglesias. Espera, que no me han puesto tu nombre. ¿Cómo te llamas?».

 

De ahí a su presencia habitual en Cuatro, TeleCinco, 13TV y, sobretodo, en La Sexta, en el programa de tertulia La Sexta Nocheplataforma mediática a la que he dado el nombre de #Democracia_Virtual_Ya-, donde Iglesias y otros miembros destacados del recién formado partido político Podemos -sin presencia institucional alguna-, se convirtieron en los putos amos del plató.

iglesias la sexta

El debate sobre el estado de la nación se traslada del Congresos de los Diputados a los platós de televisión, con Pablo Iglesias como antagonista principal del Presidente del Gobierno Mariano Rajoy, aun no teniendo representación parlamentaria, aún.

Escena segunda

Esta presencia constante en los medios de comunicación, el carisma y la formación en materia política y sociológica de los líderes de Podemos, sobre el substrato de indignación alimentado por la crisis económica, hacen posible que esta formación política obtenga unos buenos resultados en las elecciones para elegir a los eurodiputados. Eso sí, con un programa electoral que prometía el oro y el moro, irrealizable, pero que entraba con facilidad en las mentes de los españoles indignados.

-
Spanish Euro Deputy and leader of left-wing political party Podemos, Pablo Iglesias Turrion, attends a debate on the ongoing migration crisis at the European Parliament in Strasbourg, eastern France, on October 27, 2015. AFP PHOTO / PATRICK HERTZOG

Escena tercera

Continuando con su ascenso electoral, en las encuestas y en los platós televisivos, la formación de Pablo Iglesias -con pactos postelectorales con algunos partidos nacionalistas-, hacen posible gobiernos socialistas en gran cantidad de Comunidades Autonómas y de Alcaldías para formaciones de ámbito autonómico o local como Ahora Madrid, Barcelona en Comú y Compromís en la ciudad de Valencia. Eso sí, con un programa electoral que tiraba a la basura buena parte de las anteriores, y utópicas, promesas electorales.

fotonoticia_20150611174002_800

Ximo Puig, Mònica Oltra y Antonio Montiel, suscribiendo el Acord del Botànic entre el PSPV, Compromís y Podemos, para dar la Presidencia de la Generalitat Valenciana al líder socialista y la Alcaldía de Valencia a Joan Ribó, de Compromís.

Escena cuarta

Entrada triunfal en las Cortes Españolas -con bandas de música, bicicletas, y bebé a bordo incluido-, como consecuencia de los excelentes resultados en la elecciones del 20-D de 2015. El programa electoral es lo de menos; prima el marketing político y los gestos encaminados a llamar la atención de los medios de comunicación, a cualquier precio.

Con ello, se pretende dar a entender que la gente entra en el Parlamento Español, por primera vez desde el inicio del sistema constitucional español; que se inaugura una nueva democracia. Así, hay que devaluar el formalismo solemne que siempre ha caracterizado el funcionamiento de las instituciones que acogen la representatividad democrática del pueblo y, consecuentemente, denigrar gradualmente los valores democráticos, empezando por la seriedad necesaria en estas lides y el respeto debido a los representantes del pueblo.

bicicletas congreso

Las bicicletas (y la indumentaria informal) son para el Congreso…

smoking

… Y el smoking para la reunión con los colegas (Antonio Resines, entre otros) en la gala de los Premios Goya 2015)

 

Conclusiones provisionales

Gradualmente, los debates políticos se han ido trasladando desde las instituciones parlamentarias (donde reinan la solemnidad y el aburrimiento) hacia el entretenimiento de los platós televisivos, dentro de un plan orquestado por la plataforma político-mediática #Democracia_Virtual_Ya.

Ahora, los actores que copan esos platós han traspasado los umbrales de los Parlamentos, proceden a escenificar la espectacularización de la vida política, a semejanza de lo que acontece en los debates televisivos, de manera que se levantan los puentes que han de facilitar el trasvase de los discursos -y de las formas menos solemnes- entre los platós de televisión y las sedes parlamentarias.

 

A continuación vendrán los gobiernos virtuales…

ministros podemos