Archivo de la etiqueta: indignación

Huyendo del mundanal ruido

Se intensifica el éxodo vacacional. La gente huye despavorida de la monotonía y del trabajo. Las carreteras soportan la inmensa cantidad de vehículos que trasladan a sus propietarios al apartamento de la playa o a la casita del pueblo. Los aeropuertos se colapsan por la gran cantidad de personas que vuelan hacia países más o menos lejanos. Pero, ¿la gente huye también del bombardeo informativo?

La mayoría de los economistas aseguran que la crisis iniciada en 2008 ha alcanzado una gravedad semejante a la que tuvo lugar con el denominado “crack de 1929”. Su profundidad y duración así parecen corroborarlo: colapso del sistema bancario, cierre de empresas, paro galopante, extensión de la pobreza… Sin embargo, existe una diferencia fundamental entre estas dos grandes crisis: la actual ha tenido lugar en la era en la que se han intensificado los fenómenos de la globalización y del crecimiento exponencial del tráfico de la información. Debido a ello, los hechos sociales y las opiniones vertidas sobre estos se extienden rápidamente por el globo terráqueo, a través de los medios de comunicación de masas y de las redes sociales.

Y la hiperinformación acaba generando ruido social molesto. La noticia suele residir en el hecho desagradable: las muertes violentas, los accidentes de todo tipo, la comisión de delitos y la aplicación de las penas correspondientes, los casos de corrupción política… Los mass media fomentan y amplifican dicho ruido porque con él incrementan los niveles de audiencia y , por ello, les es rentable económicamente, pues las estridencias producen morbo y la gente compra el morbo con gusto.

Las crisis cíclicas (tanto las regulares como las extraordinarias) son inherentes al sistema capitalista y se caracterizan por provocar -en mayor o menor medida- paro, recortes salariales, más pobreza, encogimiento de los servicios públicos (por mengua de los ingresos de las Administraciones Públicas), incremento de las desigualdades sociales… Ahora, a las miserias producidas por la crisis hay que añadir la polución generada por el intensísimo tráfico comunicacional. De esta manera, las mentes de los ciudadanos llegan a percibir mayores niveles malestar psíquico-social: la crisis nos parece más especial, nefasta y duradera.

Tal es así, que el veloz y masivo reflejo que la formación de los fenómenos sociales contemporáneos tienen en los medios de comunicación, ha llegado a producir la generación de nuevas enfermedades psíquicas. Se ha constatado el progresivo incremento en la sociedad de nuevos miedos, como la “ecoansiedad”, la cual ya ha empezado a tratarse en los Estados Unidos, tan en vanguardia de todo.

Incluso ya podemos encontrar especialistas médicos en la fobia a la materia mediática por antonomasia: el cambio climático. Se llamanecoterapeutas” y una de ellas, Linda Buzzell, afirma que “las noticias sobre la situación del planeta son muy traumáticas, y muchas personas, impotentes ante los acontecimientos, tratan de bloquear estas informaciones. Pero tarde o temprano el miedo rompe su mecanismo de defensa y la gente experimenta muchísimo malestar .

¿Será el mayor y más rápido acceso a la información que caracteriza este nuevo siglo el culpable del nuevo temor global? Para el psiquiatra Enrique González Duro, autor del libro Biografía del miedo (Ed. Debate), una sociedad más informada no equivale necesariamente a una sociedad más miedosa, pero si más mediatizada. “Hay una excesiva cantidad de información, pero que no es cualitativamente diferente. Por ello, en las encuestas de opinión, la gente contesta que le preocupa lo que ve en la televisión: la amenaza terrorista, por ejemplo, que es una información que se repite hasta la saciedad”… 

Dado que la mayoría de las personas acostumbran a informarse por los mismos canales ―y todos los canales repiten las mismas informaciones―, sus cerebros acumulan una información estandarizada y ―aunque parezca contradictorio― sesgada.

Por lo que respecta a la situación socioeconómica, tenemos la impresión de que no nos vamos a quitar de encima el estado anímico provocado por la crisis. En tiempos pasados se consideraba que la economía de un país salía de la crisis cuando empezaba a crecer el PIB y a disminuir el paro. Ahora se dejan de lado las cifras macroeconómicas positivas y, los medios de comunicación, junto con los partidos que no ejercen el poder, se centran en destacar los casos concretos donde se plasman las desigualdades, la violencia, la corrupción y las miserias varias, elevando a la condición de categoría los fenómenos particulares. Y siempre quedará algún desahucio por ejecutar, algún ERE por tramitar, y algún vagabundo que viva debajo de algún puente…

Así puede entenderse el crecimiento del estado de indignación en la esfera social y el posterior nacimiento y potente desarrollo de los movimientos políticos populistas. Su presencia en el escenario dominado por el ruido social, permite el establecimiento de una complicidad interesada con algunos medios de comunicación de masas, los cuales cuentan con un instrumento más para difundir la contaminación informativa, tan rentable en términos crematísticos.

Las fuerzas populistas (independentismo catalán incluido), fusionadas con la que hemos dado en llamar izquierda ceniza, y en alianza con tertulianos varios, simplemente se limitan a poner el dedo en determinadas llagas del cuerpo social para intentar desahuciar al cuerpo entero, al sistema. Al final, todo queda en pura venta de humo mediático, pues sus pretendidas alternativas al sistema quedan reducidas a propuestas programáticas de políticas irrealizables -y perfectamente intercambiables por otras diferentes, según convenga- cuya virtualidad reside en captar el voto del ciudadano indignado, tanto por los hechos de la realidad como por los fenómenos informativos.

Como existirán siempre diferencias sociales y miserias individuales, las fuerzas aliadas del populismo y de la información continuarán generando el ruido suficiente para que resulte imposible alcanzar un grado aceptable de bienestar psíquico.

Hercúlea se antoja la misión de reducir el nivel de polución mediática. Aún más complicada parece la labor intelectual de realizar diagnósticos rigurosos sobre las deficiencias estructurales del sistema vigente, para acabar proponiendo alternativas viables al mismo. Pues, al entendimiento de los fenómenos económicos y sociales, hay que añadir los factores ideológicos, filosóficos y mediáticos que los alumbran o encubren.

Por eso, huimos hacia la quietud del mar y de la montaña, o buscamos nuevas impresiones en otros países… en cuanto podemos.

(Fuente de la fotografía: El Confidencial, aeropuerto de El Prat, Barcelona)

 

Anuncios

El cuarto (poder) será el primero (II). Transparencia

La información se extiende por el globo terráqueo, acelera su velocidad de expansión y produce una sobreabundancia de contenidos.

En la era de la información, en la que estamos inmersos, las redes sociales incrementan los canales de comunicación y amplifican la energía que transcurre a través de ellos.

Siempre se ha dicho que la información es poder. Ahora también podemos constatar cómo la información fragmenta y debilita el poder. Por ello, los auténticos detentadores de poder informativo (el poder absoluto de nuestra época) son las grandes corporaciones propietarias de las agencias y de los medios de comunicación tradicionales, cada vez más centralizados por la absorción y fusión de otras empresas en situación de quiebra económica, y que mandan a sus empleados al paro o a la situación de autónomo en su calidad de analista político o contertulio.

El bien más preciado en la era de la información es la transparencia, en cuanto eliminación de todos los obstáculos que se interponen en la transmisión de la información y en la búsqueda de la verdad en el ámbito socio-político. Se predica que la transparencia es necesaria para luchar contra la corrupción que impregna el tejido de nuestras sociedades y, precisamente, la corrupción se ha convertido en el principal contenido que administran los medios de comunicación, pues los sucesos ligados a la corrupción entran en la categoría de los que denominamos malas noticias que, como sabemos, son las auténticas noticias (los actos de la anodina rutina cotidiana no son noticiables).

rato
¿Quién pone la mano sobre la nunca de Rodrigo Rato?

Como empresas que son, los mass media incrementan sus beneficios con la venta de noticias (aquello que llama la atención del anónimo ciudadano) y, como acabamos de decir, la corrupción se ha (la han) convertido en la principal noticia. Por ello, se busca el caso de corrupción como auténtica piedra filosofal capaz de lograr dos valiosos objetivos: incrementar los ingresos económicos de las empresas y, lo que es más importante, tener maniatada a la clase política. Ello se consigue a través del afloramiento (controlado) de casos de corrupción que, en su inmensa mayoría, provienen de un pasado más o menos remoto, como aquel en el que se ataban los perros con longanizas, antes del estallido de la crisis económica actual. Y, al contrario de lo que sucede con la lentitud de las sentencias judiciales, las penas de telediario se cumplen al instante, son transmitidas en tiempo real.

El poder de los holdings de comunicación se nutre del sentimiento de indignación, tan extendido en una sociedad que ha sufrido los efectos negativos de la crisis económica, y  genera un fenómeno de retroalimentación que halla en la clase política gobernante el chivo expiatorio culpable de todos los males que atañen a la ciudadanía en su conjunto. Además, los partidos políticos colaboran en dotar de energía a ese ciclo de centrar el debate en la corrupción, pues en ello encuentran un arma arrojadiza contra el adversario político, aunque no son conscientes de que con esa lucha de imputaciones, y el correspondiente debilitamiento de los contrincantes en liza, los mass media absorben más y más energía para acabar constituyéndose en el poder hegemónico de la escena ideológica.

Con la denigración y degradación del papel de los políticos y el incremento de poder de los medios de comunicación, se producen las siguientes consecuencias:

  • El derecho a la información se presenta como la piedra angular del sistema democrático, y dada la acentuación de la potencia informativa, nada puede oponérsele, ni derechos individuales tan básicos como el de la presunción de inocencia.
  • Los platós de televisión se convierten en los parlamentos de la era de la información y de la sociedad del espectáculo, al tiempo que surge una nueva generación de líderes mediáticos (la casta-plasma) que se desarrolla a la luz potente de los focos de la plataforma mediático-política que he denominado #Democracia_Virtual_Ya.

A pesar de que cada medio de comunicación es una empresa capitalista que, como todas las empresas capitalistas, busca el mayor beneficio posible, y de que hay una fuerte competencia, tanto en el campo empresarial como en el ideológico, existen fuertes intereses de tipo corporativo que se manifiestan en los siguientes fenómenos:

  1.  Bajo el eslogan de “perro no come perro”, se evitan las críticas y los ataques entre los distintos medios, y entre los profesionales de cada uno de ellos.
  2. Existe un consenso generalizado entre los profesionales del sector sobre la justeza deontológica de cualquier medio utilizado para obtener información, ya sea a través de la filtración de información que proviene de sumarios judiciales declarados secretos, como de cualquier otros sistema de recepción informativa que tenga como emisor a algún agente inserto en el ámbito de la delincuencia.
  3. En definitiva, los propietarios, directivos y empleados de los grandes medios de comunicación actúan como una clase política más homogénea de lo que puede parecer a primera vista.

Ante tanta exhibición de poder, algunas voces se alzan para intentar poner puertas al campo. Sin embargo, en la era de la información lo más lógico es que el caudal informativo crezca cada vez más, y se difunda con mayor celeridad. Por ello, es de prever  que, como sucede con cualquier otro poder contemporáneo, probablemente, el Cuarto Poder sufrirá los efectos que lo han de conducir a su segmentación y debilitamiento:

  • La obsesión por conocer las retribuciones de los políticos y criticar los gastos efectuados por las administraciones públicas, también podrá extenderse a los miembros de las empresas periodísticas.
  • Se exigirá a los medios de comunicación la misma transparencia y, por lo tanto, la responsabilidad por sus errores, que la reclamada hoy en día a la clase política y a los funcionarios públicos en el ejercicio de sus cargos. Los políticos y los miembros activos de las redes sociales actuarán (de hecho, ya actúan) como críticos de la clase periodística.

Como colofón a este fenómeno natural de expansión informativa, ¿cómo juzgáis la siguiente propuesta?:

Que se establezca por ley la obligación de levantar el secreto del sumario, cuando se produzca la filtración de parte del mismo (con ello se respeta la libertad de información y, al tiempo, se garantiza el derecho a la defensa  y la presunción de inocencia de las personas).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Abrir el candado de la Transición… y del Gobierno de España

IMG_4349
Muerto el Generalísimo, de una manera poco digna, el día 20 de noviembre de 1975, entre tubos y máquinas que alargaron artificialmente su agonía, dio comienzo el posfranquismo, una nueva etapa socio-política llena de incertidumbre y esperanza, a partes iguales.
Ruptura o transición pacífica, fueron las alternativas que se plantearon en ese momento histórico. Al final, se impuso el pacto entre los grupos políticos aperturistas, provinientes del antiguo régimen, y los partidos políticos de procedencia republicana que (mal)vivían, o bien en la clandestinidad impuesta por el régimen franquista (fundamentalmente, el PC), o bien en el exterior y en un prolongado letargo interior (PSOE, principalmente).
Del acuerdo sobre el procedimiento de acceso a la democracia, no sin problemas, dudas, impasses, tanteos y retractos, nació la vigente Constitución española de 1978. Su comisión redactora, constituida por los denominados “Siete Padres de la Patria” (entre ellos, no hay que olvidar, el catalán Miquel Roca i Junyent como miembro destacado), propuso un texto que fue aprobado en Cortes Constituyentes, para ser ratificada, finalmente, por amplia mayoría del pueblo español (catalanes incluidos; vascos, no) a través de la celebración del referéndum correspondiente.
Estado social y democrático de derecho, Monarquía Parlamentaria y Estado autonómico, son los ejes fundamentales sobre los que se ha basado un desarrollo de los derechos y libertades de los españoles, durante un periodo que se puede catalogar como el de mayor y más prolongada estabilidad político-social de la historia de España que —paralelamente al mismo, o como consecuencia de él—, vino acompañado de un profundo desarrollo económico y cultural.
Pero, la actual crisis económica parece haber hundido los pilares socioeconómicos y lleva camino de poner en cuestión los valores ideológicos imperantes durante la Transición y el posterior periodo constitucional, por los motivos siguientes:

-El incremento exponencial del paro, producido por el cierre y debilitamiento del sector empresarial
-El gran número de casos de corrupción político-empresarial (generados en periodos anteriores a la crisis, pero que son revisados ahora, dada la lentitud de la Justicia).
-Las acciones poco ejemplarizantes llevadas a cabo por personas que ostentan los poderes máximos del Estado, de las comunidades autónomas y de las entidades locales (incluida la Corona, símbolo del Estado).

Todo ello, ha provocado la emergencia de movimientos denominados “de indignación” —en referencia al célebre libro de Stéphane Hessel. Así, los movimientos del 15-M, las Mareas blancas, verdes…, se condensaron en la constitución del partido Podemos, con su líder carismático (¿por mediático?), Pablo Iglesias, el cual ha ido obteniendo éxitos notables en las elecciones europeas, autonómicas y locales, y generales.

En su día, Podemos apostó por “abrir (¿con ruptura?, ¿con la llave?) el candado de la Transición”, es decir, por pasar página al periodo constituyente y constitucional plasmado en la Constitución de 1978, y abrir un nuevo melón constituyente, capaz de regenerar la vida política, a través de dotar de transparencia al sistema para acabar con la corrupción, que se considera generalizada.
Al objeto de conseguirlo, se pusieron en marcha los siguientes resortes:

-Procedimientos partidarios proclives al asamblearismo y a permitir una mayor participación de los afiliados y simpatizantes —a través de las redes sociales, en buena parte—, ya que los políticos actuales —tildados como casta— “no nos representa(ba)n”.
-Una propuesta de relevo generacional, imprescindible para conseguir ese objetivo de regeneración política; fenómeno que ya se ha hecho realidad en una parte significativa de las instituciones del Estado, fundamentalmente, con la abdicación del Rey Juan Carlos I, en favor de su hijo Felipe VI, el relevo en la secretaría general del PSOE de Pedro Sánchez, y la entrada en la escena política del joven -aunque no bisoño- Albert Rivera, de Ciudadanos.

Esta aventura iniciada por los movimientos de la indignación —y cuando la estructura del Estado se ha visto debilitada por los efectos de la crisis—, también ha sido secundada por el movimiento soberanista catalán, a pesar de haber sido partícipe activo en el proceso de aprobación de la Constitución española, de la planta constitucional española —sistema autonómico incluido—, teniendo un peso determinante en la gobernanza del Estado, siempre a cambio de réditos en materia de recursos para Cataluña.
Así mismo —aunque de una manera más dubitativa—, el PSOE ha entrado en esta espiral de la indignación (de radicalización), en su intento de contrarrestar la pujanza de Podemos, que hace peligrar su puesto de partido hegemónico de la izquierda española y, por lo tanto, de seguir ostentando el papel de partido de la alternancia en el gobierno. Ciudadanos, por su parte, ha plantado la bandera de la lucha encarnizada contra la corrupción en su exiguo territorio y se niega a admitir en el mismo a sospechosos de la más mínima impureza política.

De momento, los logros de esa añorada Segunda Transición en España se circunscriben al debilitamiento del bipartidismo, y a la -que parece insalvable- dificultad para formar el Gobierno de España, tras dos intentos fallidos derivados de las elecciones del 20-D-15 y en la repetición del 26-J-16.

Esta nueva política -en la que predomina la miopía a la que conducen los intereses partidistas, la bisoñez de la mayoría de los líderes políticos, y la política de mercadotecnia-, en lugar de llevarnos hacia una Segunda Transición, parece que nos dirige hacia un impasse peligroso, dados los retos que debe afrontar el Gobierno de España: salida de la crisis económica, nueva planta constitucional y autonómica, “brexit”…

En fin… a ver quien es el guapo que abre este candado.

(Ilustración: Graffiti de DEIH en el parque de Marxalenes, Valencia)