Archivo de la etiqueta: Iglesia católica

La política como religión, con perdón

Es evidente que el proceso de secularización social también ha invadido el terreno de la política. No solo es un fenómeno ubicado en el espectro de la izquierda que se reclama atea y antirreligiosa (aquella que no quiere ver crucifijos en las aulas, y apuesta por las bodas civiles y los bautizos cívicos), sino que ya se extiende a todas las fuerzas políticas.

Este proceso contra el sentimiento religioso viene a sustituir a la energía revolucionaria en los brazos de los parias de la Tierra y en las mentes de los intelectuales comprometidos. Durante los primeros momentos de la crisis de 2008, vivimos cierta incertidumbre sobre la viabilidad del sistema capitalista, productor eficaz de bienes y servicios, y distribuidor de bienestar social a amplias capas de la sociedad, en épocas de bonanza económica, aunque también es amplificador poderoso de la desigualdad social y la miseria durante los ciclos de crisis profundas.

Desterrado, por ahora, el cambio revolucionario, los ojos de los políticos reformistas se han vuelto sobre el fenómeno de la corrupción, en cuanto causa y efecto de los males que afectan a ese sistema socioeconómico tan injusto. Además, la lucha contra la corrupción posee la virtualidad de poner ojos y cara a los responsables máximos del statu quo nefando, aquellos que se han aprovechado de las oportunidades facilitadas por el sistema y que, con ello, han provocado el shock del tinglado financiero y de la economía en general.

Pero la corrupción no es un concepto exclusivo de un sistema socioeconómico. En la realidad física, la corrupción se predica de un cuerpo sano que se deteriora por la enfermedad y por el paso del tiempo. Según los postulados religiosos, la corrupción atañe a un alma inmaculada que se pierde por el pecado.

Entre la impotencia revolucionaria y las tendencias secularizadoras de la sociedad, resurge con fuerza la doctrina ideológica de búsqueda de la perfección (¿espiritual?) del sistema realmente existente -y sin alternativa posible-, a través del esfuerzo por alcanzar su pureza máxima. Ello se pretende conseguir por medio de las políticas de transparencia de las actuaciones de los cargos públicos, y de la lucha contra los casos de corrupción. Sin embargo, estas políticas rehuyen el esfuerzo por plantear propuestas viables a las deficiencias socioeconómicas del sistema y, en la mayoría de las ocasiones, suponen una mera actitud de desgaste del adversario político, al objeto de hacerse con el poder.

Esta inclinación hacia la religiosidad en el campo de la política, se salda con la proliferación de declaraciones públicas por las que se pide perdón por los pecados cometidos en el presente o en pasado, por los mismos declarantes, o sus correligionarios y afines. Investidos de la Gracia otorgada por las urnas, los oficiantes de los ritos de la nueva religión exigen el perdón sincero de los gobernantes hacia La Gente, ese nuevo tótem político elevado a los altares de la democracia virtual, al cual se debe veneración absoluta y completa sumisión.

Lo acabamos de observar con las disculpas ofrecidas por el Ministro de Fomento a las personas atascadas en el temporal de nieve por las penosidades padecidas, así como con el perdón dirigido a los familiares de las víctimas del Yak-42 de la Ministra de Defensa María Dolores de Cospedal, con motivo del dictamen del Consejo de Estado sobre las responsabilidad del Gobierno de Aznar y, particularmente, del ex Ministro de Defensa Federico Trillo.

Como síntoma de lo políticamente correcto, las izquierdas demandan perentoriamente a las derechas que condenen dictaduras del pasado, y la Iglesia pide perdón por la condena de la Inquisición a Galileo Galilei (de eso hace ya unos cuantos años)… Por este camino, no habrá suficiente perdón en la faz de la Tierra para exculpar todos los males causados por los humanos sobre otros humanos, desde el momento iniciático en que Caín mató a su hermano Abel con la quijada de un burro.

Mas, todo pecado lleva aparejada su correspondiente penitencia. Y en la nueva política, esta se sustancia mediante la asunción de responsabilidades políticas… o la cárcel. Pues, debemos tener bien presente, que la beatitud de los sacerdotes de la pureza política se complementa a la perfección con la crueldad implacable dispensada a los adversarios ideológicos.

 

 

 

La izquierda mira hacia atrás

Está pasando, lo estamos viendo… El año pasado, con motivo de la conmemoración del 18 de julio, los cambios antifranquistas en el callejero de Madrid (que tienen su correlato en Valencia y otras ciudades), la colocación en Barcelona de la estatua ecuestre de Franco decapitado, y la aprobación por el Consell de la Generalitat Valenciana del anteproyecto de Ley de Memoria Democráticala clase política que se reclama de izquierdas, se decanta, cada vez con mayor fruición, por incoar procesos de revisión histórica. Dada la impotencia provocada en dicho ámbito político por la muerte de Franco en su cama, así como su manifiesta inoperancia política e ideológica para plantear alternativas viables al sistema capitalista, asistimos, incrédulos, a los actos de desagravio a víctimas de persecuciones llevadas a cabo en tiempos más o menos remotos.

Como no podría ser de otra manera, también se ha manifestado la incapacidad revolucionaria de las fuerzas de la izquierda valenciana, que tratan de suplir la pérdida de referentes alternativos con ardientes debates sostenidos sobre la memoria histórica, como el que concluyó con el deseo de erradicar la estatua erigida en la plaza del Ayuntamiento, en homenaje al héroe nacional  Francesc de Vinatea, pues una investigación histórica pretendía demostrar que el defensor de los fueros valencianos asesinó a su mujer y a su escudero, a los que sorprendió en tálamo nupcial prohibido O sea, los ojos feministas de hoy recrean la vista en el pasado; la lucha de clases ha vuelto sus pasos hacia el Paraíso (virtual)… ¡perdido!

Por otra parte, desde el mismo sector, se clamaba contra la desidia democrática del partido de la derecha, dado que no había manifestado públicamente su condena a la figura del dictador. Pues bien, el PP no ha podido resistirse a la fuerza omnipotente y omnipresente de lo políticamente correcto, y ya manifestó su reprobación al franquismo en el Congreso de los Diputados el 20-N de 2002, y lo ratificó en las Corts Valencianes con motivo de la conmemoración del 80 aniversario del alzamiento militar franquista, que condujo a la Guerra Civil.

Es tal la fuerza expansiva de esa ola revisionista, producto del maremágnum de lo políticamente correcto, que hasta la Iglesia católica se ha contagiado de esta moda fundada por colectivos que se reclaman de izquierdas y progresistas, de manera que ha llegado a pedir perdón públicamente por la condena recaída —¡en el siglo XVII!— contra Galileo Galilei, así como por la Inquisición y la negación del holocausto judío.

Construidos los humanos como objetos que luchan contra la fuerza disipativa, destructora e inexorable de la entropía, nuestra conciencia, al tiempo que permite reconocernos como sujetos, parece que está poco capacitada para apreciar el inexorable paso de la flecha del tiempo unidireccional. Con sus pensamientos y sus obras, el ser humano eleva algunos hechos históricos a la categoría de hitos, pero existe una resistencia ideológica a interiorizar estos en cuanto meras huellas que ha dejado nuestra especie, en su deambular por las eras-mundo que nos transportan por los diferentes presentes-pasados de nuestra evolución.

Porque, con el anhelo humano de actualizar pasados —o preterir presentes— han ido configurándose las características propias de nuestras avanzadas sociedades. Sin embargo, en lugar de asumir como un todo indivisible los distintos estadios de la Historia, erigimos monumentos, rendimos homenajes a figuras representativas de un pasado reivindicado que, a su vez, son negación de otro pasado, no tan reivindicado: conquistadores militares que instauraron nuevos reinos y civilizaciones contra fuerzas hegemónicas antecedentes; artistas e intelectuales que sobresalieron por superar los paradigmas dominantes en el pasado, aún presente en sus vidas. Ese afán puede dejarnos petrificados, sin capacidad de reacción, como le sucedió a Lot cuando miró hacia atrás pese a la prohibición divina.

Pero, por muy mal que nos pese, la energía vital de nuestra especie no solo ha sido determinada por los actos de bondad de nuestros congéneres, sino también por las actuaciones que hemos llegado a considerar como las más atroces, cometidas en nombre de las más peregrinas creencias, por los más sanguinarios individuos de entre los humanos. Los actos de heroísmo y compasión, el arte generado por los ideales religiosos que tanto admiramos colectivamente como disfrutamos personalmente, son inextricables del vandalismo y el dolor causados por las guerras de religión y de conquista.

¡Actuamos tan inconscientemente a la hora de reivindicar a los buenos y de condenar a los malos!.. No caemos en la cuenta que, tanto los unos como los otros, conforman el eco de la voz atronadora que clama en el desierto, por la ambivalencia moral predicada de nuestra condición de humanos.

La flecha del tiempo nos señala que la vuelta atrás ya no es posible: el jarrón chino que se rompe ya no puede volver a su estado original. De nada sirve soliviantarse por la decantación en el presente de todos los rotos sociales del pasado. El pasado es tan solo un dato que nos ha de servir para realizar las mejores prospecciones, a fin de encarar el siempre incierto futuro

Por ello, tendremos que procurar ser mejores en el presente y garantizar un futuro más prometedor y solidario para nuestros descendientes, para lo cual -eso sí- deberemos sacar las consecuencias morales oportunas, extraídas de nuestra historia.

Por mucho que nos atraiga el pasado, no podemos dejar de pedalear en pos de nuestras metas futuras.