Archivo de la etiqueta: Fridays for future

La Cruzada de la Niña (y contra el diésel)

Como icono de los movimientos de protesta contemporáneos, se alza la menuda figura (a la vez que enérgica y apocalíptica) de la niña-activista Greta Thunberg, cuyos perfomances de denuncia contra el cambio climático han generado la nueva ola de indignación juvenil bautizada como “Fridays for future“.

Cual Bernadette Soubirou en la era post-nietzchiana de la muerte del Dios de toda la vida, ahora encarnado en la firme creencia en la existencia del cambio climático, Greta ha tenido la visión de Gaia, la Madre Tierra, amenazada por la insidia y la maldad de nuestros gobernantes y directivos de las grandes corporaciones empresariales, aunque su tono de voz parece inculpar a todo el mundo, excepto a los jóvenes y niños, pues de ellos es el Reino del Futuro.

Con la inestimable ayuda de los medios de comunicación, su mensaje ha calado en las mentes de multitud de jóvenes (y no tan jóvenes), partícipes en procesiones reivindicativas cargadas de gran devoción beatífica hacia la imagen de Greta y sus mensajes apocalípticos sobre la extinción de la vida en el planeta Tierra y, en consecuencia, de la especie humana. “¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Ruega a Dios por los pecadores! ¡Besa la tierra en penitencia por los pecadores!“, le transmitió la Inmaculada Concepción a Bernadette…

Sí, Greta, icono y síntoma del proceso de infantilización galopante que padece la sociedad actual, puesto de manifiesto en las nuevas creencias de la neoreligión de Lo-políticamente-correcto, en la hegemonía de las emociones sobre el raciocinio a la hora de lanzar críticas (genéricas) y ofrecer soluciones (simples) a los problemas (complejos) que ha de abordar una sociedad tecnológimante muy desarrollada como la nuestra.

La nueva Bernadette, activista contra el cambio climático, es paseada en olor de multitudes por los más variados centros de decisión política (como Jesús entre los doctores en el Templo de Jerusalén), para transmitir el mensaje que la Madre Tierra dirige a sus hijos, los cuales no la respetan ni reverencian como se merece la progenitora de la estirpe humana y de las demás especies animales y vegetales que habitan bajo se mancillado manto protector.

Ahora, la ministra española de Transición Ecológica ha comunicado a Greta que “le ayudará a cruzar el Atlántico para que pueda asistir a la Cumbre del Clima de Madrid“. Es decir, que aflojará la pasta a sus padres para que la Niña Profeta del Ecologismo pueda sermonear a la citada ministra y de los demás invitados a la Congregación Ecologista Mundial, y echarles en cara lo malvados que son al no hacer nada para evitar la extinción de especies animales y vegetales y, en definitiva, la muerte del planeta Tierra. Mientras la ministra y sus adláteres -en actitud beatífica de arrepentimiento y espíritu de constricción- asintirán con la cabeza los improperios dirigidos a ellos y al resto de dirigentes de nuestro mundo cruel. Tranquilidad: esa Misa la pagamos todos los españoles.

Por casualidades de la vida, la empresa automovilística Ford acaba de anunciar que la producción de los motores ‘Ecoboost’, que actualmente se realiza en la fábrica de Almussafes (Valencia), también cruzará el Atlántico, pero en sentido contrario, para ser fabricados en EE.UU. Parece que la Cruzada del Gobierno de Pedro Sánchez contra el diésel comienza a generar efectos negativos sobre la economía española, principalmente contra los intereses económicos del pueblo valenciano que, de una tacada, verá aumentado su ejército de parados en unas 1.000 personas.

Nada nuevo bajo el sol: Este actual fenómeno de masas (infantiles e infantilizadas) y mediático trae ecos de los acontecimientos que tuvieron lugar en el año 1212, después de la Cuarta Cruzada. A caballo entre la realidad y la leyenda, se dice que tuvo lugar una Cruzada Infantil para intentar convertir pacíficamente a los musulmanes a la cristiandad, cuyo detonante fueron las visiones de un muchado alemán o francés.

Merece la pena hacer una breve recapitulación de estos episodios que inspiraron la magnífica novela del escritor polaco Jerzy Andrzejews Las puertas del Paraíso, Pre-textos, Valencia, 2004, trad. Sergio Pitol:

Un niño dice que ha sido visitado por Jesucristo el cual le ordena la entrega de unas cartas al Rey francés, por las cuales conmina a éste a organizar una Cruzada para recuperar Jerusalén. Ante la pasividad del monarca el niño recibe una segunda visita de Jesucristo en la que le alienta a organizar la Cruzada de los Niños. De esta manera, veinte o treinta mil niños se dirigen hacia Niza arrasando con toda la comida que encuentran a su paso. Desierta más de la mitad de los cruzados y los otros mueren de hambre.

Llegan a Niza menos de 2.000 niños y 200 adultos. Dos mercaderes les ofrecen siete barcos para viajar a Jerusalén. En Cerdeña se hunden dos barcos. Los otros cinco llegan a Alejandría (Egipto)… donde los 2.000 niños son vendidos como esclavos.

Fin de la cruzada…

Moraleja: Evidentemente, hemos de prestar atención a las necesidades e inquietudes de nuestros niños y jóvenes. Tenemos que luchar por ofrecerles un mundo mejor en el presente y una esperanza de futuro. Y así es, pues depositamos en los niños y jóvenes nuestro amor y dedicación, ya que representan el tesoro más preciado de nuestra estirpe. Sin embargo, la pubertad es un periodo complicado en los aspectos biológicos y psicológicos, cargado de conflictos con los demás y con uno mismo, debido a las tormentas hormonales que tienen lugar en los cuerpos y en las mentes de los jóvenes. Por ello, las emociones están a flor de piel y toman las riendas de su conducta. Además, es el tiempo de la formación, de la maduración como personas y de buscar el propio espacio en la sociedad.

En el haber de la juventud podemos anotar la energía y el idealismo desbordantes en pro de la conquista de una sociedad más feliz, libre y justa. En el debe, una formación intelectual aún incompleta, un mayor peso de los sentimientos sobre el raciocinio y, por lo tanto, una mayor facilidad para dejarse embaucar y manipular por las personas mayores.

Hay quien asegura que Greta Thunberg es utilizada por sus padres y por empresas del sector de las energía renovables, a fin de obtener sustanciosos beneficios económicos (Bernadette, que ya fue víctima de una “tempestad mediática”, por contra, quería ser pobre, no aceptaba regalos, no vendía medallas, pues no era comerciante). No sería nada extraña la presencia de este tipo de manipulación, o de cualquier otra que provenga del campo ideológico o de la economía, dada la mayor vulnerabilidad de los jóvenes. Si hoy en día gran parte de la población adulta ha caído en las redes político-ideológicas del populismo más soez (en sus versiones de derecha y de izquierda), y de los cuentos sin fin de buena parte de nuestros políticos,  ¡cómo no van a caer los jóvenes en las trampas tendidas por dirigentes políticos y empresariales sin escrúpulos!..

Debemos cuidar por el bienestar presente y futuro de nuestros niños y jóvenes, escuchar sus demandas. No obstante, es obligación de todos intentar buscar un equilibrio entre la energía de las pasiones incendiarias, y la capacidad de raciocinio inherente a la especie humana, desarrollada a lo largo de los siglos, si no queremos que todo se nos vaya de las manos, hacia el carajo.

Amén.

(Imagen: Greta Thunberg en Àpunt)